jueves, 21 de marzo de 2013

Semblanza de Tania Favela, autora de Pequeños resquicios


Mañana, viernes 22 de marzo, Tania Favela presentará su poemario Pequeños resquicios (Textofilia Ediciones) en Noctámbulos.

Ella es poeta, traductora, académica de asignatura en la Universidad Iberoamericana y doctora en Literatura por la UNAM. Ha publicado en las revistas El poeta y su trabajo, El pez náufrago, Este País, Sibila (Brasil) Crítica, revista cultural de la Universidad Autónoma de México, Periódico de Poesía de la UNAM, Revista Laboratorio (Chile), entre otras. Forma parte del Anuario de poesía mexicana 2004 (FCE). Publicó el libro de poemas Materia del Camino (Compañía, 2006) y la traducción del libro En la tierra de Robert Creeley (Textofilia, 2008).

—¿De qué manera surgió Pequeños resquicios?
Tania Favela
 —A lo largo de ocho años fui escribiendo poemas de manera independiente a cualquier idea de hacer un libro. Los poemas en ese sentido son autónomos, cada uno surgió de una necesidad distinta o de una situación diferente. Muchos de ellos tienen que ver con lecturas que estuve haciendo durante esos años, lecturas que por su interés o belleza me movieron a escribir. Otros tienes que ver con sucesos que viví y que por su impacto en mi vida dejaron una huella que con el tiempo se trasladó a los poemas. El libro como tal surgió al reunir algunos de esos poemas que había estado escribiendo, seleccioné los que me parecieron tenían un tono similar y saqué otros que me parecía que desentonaban con esa posible unidad que debe tener un libro.  En un principio no había divisiones en el libro, pero después agrupé los poemas en tres partes: En la tierra están/ estamos, Poemas (al margen) y Pequeños resquicios, esta división me ayudó a darle un orden al libro, a reunir en cada sección poemas que fueran, por decirlo así, en una misma dirección.
—En tus poemas hay constantes referencias a otros poetas: ¿con cuáles de ellos te identificas más?
—En realidad Pequeños resquicios es en muchos sentidos un libro que cita continuamente otros libros o hace referencia a ciertos escritores, músicos o incluso filósofos, pero no es tanto que yo me identifique con ellos, más bien son parte de mi lectura diaria y en ese sentido son parte también de mi vida. Lo que entablo con ellos es más una especie de diálogo o monólogo porque todos han dicho o hecho algo que me interesa y es por eso que lo registro, lo guardo, por decirlo así, en un poema.  La poesía en ese sentido es memoria, mía y de otros.
—¿Cómo describirías tu obra poética?
—Más que describir mi obra poética, preferiría decir qué representa para mí la poesía y creo que en muchos sentidos la poesía es lo que me ha permitido tener una relación viva con el mundo. La poesía permite abrir esos pequeños resquicios, esos espacios o rendijas a través del tiempo y el espacio, y en ese sentido la poesía  nos  ayuda a flexibilizar la propia experiencia, a mirar desde otros ángulos, a relativizar lo que nos sucede.
La presentación de Pequeños resquicios comenzará a las 19:00 horas en la galería Luis Cardoza y Aragón del Centro Cultural Bella Época | Librería Rosario Castellanos: Tamaulipas 202, col. Hipódromo Condesa, México, DF.